Hay árbitro: Yael Falcón Pérez

AFA designó este martes los árbitros para la anteúltima fecha de la Primera “B” Nacional. Yael Falcón Pérez estará en Rafaela para dirigir el encuentro entre Atlético y Deportivo Morón, siendo la primera vez que arbitrará a la Crema. En el 2017, Falcón Pérez se hizo conocido por el valiente acto que así reflejó Clarín.

Los árbitros suelen ser foco de agravios y se los estigmatiza por su manera de impartir justicia antes o después de cada partido, pero un día hubo un caso que consiguió instalarse en los medios por motivos totalmente diferentes.

El 22 de julio de 2017, San Miguel y Defensores Unidos de Zárate disputaban la primera final por el ascenso a la B Metropolitana. En una desafortunada jugada, el defensor del Trueno Verde Isaías Olariaga chocó cabezas con el delantero rival Javier Velázquez y quedó tendido en el césped, convulsionando. Enseguida, el árbitro Yael Falcón Pérez junto con Leonardo Solorzano (kinesiólogo de San Miguel) reanimaron y asistieron al jugador y rápidamente pudo recuperar la conciencia. Luego fue trasladado al hospital Argerich, donde recibió la atención médica pertinente. Finalizado el partido, el árbitro fue al centro asistencial para acompañar a la familia y ver cómo evolucionaba el futbolista. Pero sin el accionar de Falcón Pérez, el desenlace pudo haber sido fatal.

Falcón Pérez sabía cómo debía actuar en ese tipo de casos porque es guardavidas y durante siete años trabajó en las playas de San Bernardo. También es profesor de Educación Física. Cuando se produjo el accidente de Olariaga, le relató a Clarín el episodio: “En un choque de cabezas en el área, logro ver que el jugador de San Miguel está convulsionando. Cuando uno está boca arriba, la mayor causa de muerte es por la lengua, que impide que la persona pueda respirar. Lo que uno hace es ponerlo en una posición de seguridad, lateral, para que la lengua se corra y le permita respirar”. Esta intervención fue de vital importancia para el jugador y, sin ella, podría haber ocurrido una tragedia.

Tiempo después, a Olariaga le colocaron una prótesis en la cabeza y pudo volver a jugar al fútbol. Hoy, con 32 años, sigue defendiendo la camiseta de San Miguel.

En cuanto a Falcón Pérez, tras ese acto valeroso recibió la distinción “Gesto Deportivo Ejemplar” por parte del Comité Olímpico Argentino y aprovechó ese momento para destacar la importancia de saber y aplicar las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y primeros auxilios. “Lo que pasó en el partido entre San Miguel y Defensores fue una desgracia con suerte que salió bien. Ojalá ayude a concientizar a la gente sobre lo importante que es conocer sobre RCP, esto es algo que sirve para la vida”, declaró el referí.

Comentarios