El ‘parapenaltis’ Conde

Esteban Conde es el portero de moda en la Copa Libertadores. El meta tricolor no solamente disfruta del momento que vive Nacional y de haberse ubicado entre los ocho mejores de América. Además, en la intimidad goza de un momento personal que le recuerda sus mejores momentos deportivos.Al Coco le costó algunos partidos ubicarse en la consideración del aficionado de Nacional. Sustituía nada menos que a Gustavo Munúa -es su actual entrenador-, multicampeón con el equipo bolso de Uruguay y, para colmo, relegaba a dos porteros que caían en gracia en la consideración de la tribuna: Burián y Bava.

Coco 3

Pero el fútbol es cuestión de tiempo, y de buenos momentos. Sus intervenciones, su bajo perfil y su virtud de contener penales le están construyendo una imagen a la altura del club que representa. Y este miércoles a la noche, posibilitando la clasificación del equipo a cuartos de final de la Libertadores luego de detener un penalti (sin siquiera dar rebote), le ha terminado de consagrar.

Conde nació el 4 de marzo de 1983. A sus 33 años se encuentra en plena madurez futbolística y disfruta de un récord envidiable: igualó al histórico Amadeo Carrizo, quien en 1964 tapó cinco penaltis defendiendo los colores de River Plate y quedó a uno de Ubaldo Matildo Fillol, quien contuvo 6 disparos jugando para Racing de Avellaneda. Coco se inició profesionalmente en Rentistas (2003), pero fue en Danubio donde alcanzó títulos y posibilidades (2005-2009). Emigró a la Universidad de Chile (2010) y recaló dos años más tarde en Atlético Rafaela de Argentina. En 2015 llegó a Nacional y, desde entonces, no ha soltado el dorsal 1 del primer equipo.

Los penales y Conde mantienen una relación altamente positiva para el charrúa. En Danubio paró 6 disparos desde el tiro penal (2 en la temporada 2008-09 y 4 en la temporada 2009-10). En Atlético Rafaela, en una misma temporada, tapó 5 de los 8 penales que le remataron y en Nacional va construyendo una estadística que rememora -salvando las distancias- a Jorge Supermán Seré. En los años 80, Jorge Seré se convirtió en el parapenaltis que presentó Nacional en todas las copas, y especialmente en las definiciones de estas. El título intercontinental alcanzado en 1988, ante el PSV, le convirtió en ídolo por siempre del equipo tricolor. Ese día paró 4.

Coco 2

Y ahora Conde va por más. Días atrás ante Defensor, por el Clausura, esta semana en el Arena Corinthians por la Copa Libertadores. «Después no se sabe lo que podrá pasar, pero estamos a la altura para competir internacionalmente y por ahí va que le creemos el cuento al técnico. A veces se vive de las ilusiones. Cuando le empezás a mostrar al hincha que todo esto tiene sustento, ellos confían y tienen mucha fe, y la fe mueve todo. Sabemos que hemos hecho feliz por un buen rato a mucha gente. Estamos muy orgullosos de nuestro trabajo y de cómo nos acompañó la gente con lo difícil que es venir hasta acá», dijo el nuevo ídolo tricolor al término del juego que le valió el pasaje a cuartos de final, y un nuevo penal contenido.

Para muestra basta un dato. De 7 penales que le ejecutaron en la temporada contuvo 4, mientras que en la pasada temporada se había quedado con 5 penas máximas. «Le doy mucha importancia a la intuición», había señalado en su momento. Y vaya si le da resultados.

Fuente: www.marca.com

Comentarios